Jul 6, 2020

Enviado por | 0 Comentarios

Tal cual

Tal cual

«No puedo cambiar a otras personas. Dejo a los demás ser como son y simplemente me amo tal como soy».

Texto y Foto: Vangellness con cita de Louise Hay.

Leer Más
Jul 5, 2020

Enviado por | 0 Comentarios

Invitándote

Invitándote

No me interesa lo que haces para ganarte la vida.
Quiero saber lo que ansías, y si te atreves a soñar en satisfacer el deseo de tu corazón.
No me interesa tu edad.
Quiero saber si te arriesgarías a parecer como un tonto por amor, por tus sueños, por la aventura de estar vivo.
No me interesa cuáles planetas están en armonía con tu luna.
Quiero saber si has tocado el centro de tu pesadumbre, si las traiciones de la vida te han abierto o si te has marchitado y cerrado por el miedo al dolor futuro.
Quiero saber si puedes sentarte con el dolor, el mío o el tuyo, sin intentar esconderlo, desvanecerlo o arreglarlo.
Quiero saber si puedes estar con la alegría, la mía o la tuya, si puedes bailar con locura y permitir que el éxtasis te llene hasta la punta de los dedos, sin advertirnos que seamos cuidadosos, que seamos realistas, o que recordemos las limitaciones de los seres humanos.
No me interesa si la historia que me cuentas es verdadera. Quiero saber si decepcionas a otros para serte fiel a ti mismo, si puedes soportar la acusación sin traicionar a tu propia alma. Quiero saber si puedes ser fiel y por lo tanto ser confiable.
Quiero saber si puedes ver la belleza, aún cuando no sea bella todos los días, y si puedes hacer que tu propia vida surja desde su presencia.
Quiero saber si puedes vivir con el fracaso, el tuyo o el mío, y de pie en la orilla del lago gritarle a la plateada forma de la luna llena: «¡Sí!»
No me interesa saber dónde vives ni cuánto dinero tienes. Quiero saber si puedes levantarte después de una noche de pesar y desesperación, cansado y golpeado hasta los huesos y hacer lo que sea necesario para alimentar a tus hijos.
No me interesa quién eres o cómo llegaste a estar aquí.
Quiero saber si te pararás en el centro del fuego conmigo sin rehuir.
No me interesa en dónde o qué o con quién has estudiado.
Quiero saber lo que te sostiene, desde tu interior, cuando todo lo demás se derrumba.
Quiero saber si puedes estar solo contigo mismo y si disfrutas de tu propia compañía en los momentos más vacíos.

::

No me interesan los demás… Quiero saber si queremos lo mismo para compartirlo todo.

 

Texto: Vangellness con «La invitación» de Oriah Mountain Dreamer

Foto: Betty Pink

Leer Más
Jul 4, 2020

Enviado por | 0 Comentarios

Orgullo

Orgullo

Lo importante es llenar la vida con historias que hagan que te sientas orgulloso/a de haberlas vivido.

 

Texto y Foto: Vangellness con cita anónima

 

 

Leer Más
Jul 3, 2020

Enviado por | 0 Comentarios

¡Respira!

¡Respira!

¿Has sentido alguna vez alguna emoción desagradable porque algo en tu vida no funciona o porque tienes algún asunto entre manos que te preocupa? Es como si tuvieras una espina clavada que te impide disfrutar del momento presente en toda su plenitud.

Es frecuente que esa emoción o sentimiento que te perturba sea muy sutil y pase desapercibida para ti, puesto que puede encontrarse en un plano subconsciente, manifestándose como una emoción de la que no eres consciente, pero que está ahí, generando diferentes sensaciones corporales en forma de tristeza interna, nudo en el estómago o un malestar difícil de describir.

Por desgracia, nuestra mente suele estar ocupada en tareas cotidianas, preocupaciones o autoengaños que hacen que estas emociones ocultas pasen desapercibidas por nuestra conciencia y se acumulen durante meses o años en nuestro interior, lo cual altera nuestro equilibrio y nuestra salud.

Las sensaciones del plexo solar son las que nos permiten ser conscientes de una emoción oculta, pues es precisamente en esta zona anatómica, situada en la boca del estómago, justo por debajo del esternón, donde solemos sentirlas. La zona del plexo solar recibe las sensaciones relacionadas con nuestras emociones.

Hay días que sentimos como si hubiéramos llorado por dentro y resulta que ese día hemos tenido una fuerte discusión en casa o en el trabajo. Otros días nos encontramos en grupos, y sentimos una especie de nudo en el estómago que nos indica que aquel encuentro no va con nosotros. Y en ocasiones, al hablar con una persona determinada sentimos un cosquilleo interno que nos informa que sentimos algo especial hacia ella. En definitiva: cualquier situación, pensamiento o sentimiento se acompaña de una sensación corporal agradable o de malestar a la altura del plexo solar que nos permite catalogarla como negativa/indeseable o bien como positiva/deseable. Siempre y cuando sepamos escucharla.

Las emociones que sentimos a nivel del plexo solar constituyen una de las formas con las que nuestra esencia se comunica con nosotros para informarnos de si aquello que pensamos, decidimos o hacemos está de acuerdo con lo más profundo de nosotros mismos. Por desgracia, la mente ignora frecuentemente este lenguaje y sus mensajes porque suele estar desconectada de su parte espiritual. Probablemente en todos esos casos, en lo más profundo de tu ser, sabías que aquél no era el mejor camino. Y aún así seguiste adelante guiado por tu mente, por los consejos de otras personas o por verdades ajenas a ti mismo.

Para liberar esa emoción, el primer paso para lograrlo es estar atento a tus sensaciones corporales para detectar cuando una emoción oculta te está produciendo algún tipo de malestar. (Estas emociones suelen manifestarse a nivel del plexo solar en forma de opresión torácica, nudo en el estómago o sensación de vacío, tristeza o llanto interno. Pero hay otros síntomas físicos que las delatan, como el hecho de respirar de forma rápida y superficial, tener una sensación injustificada de malestar general o sufrir náuseas o vómitos. Incluso pueden manifestarse en forma de apatía, falta de energía o miedo a hablar en público).

Posteriormente, sé receptivo e intenta interpretar de forma sincera lo que sientes en la parte baja de tu esternón. Cuanto mayor sea tu esfuerzo en percibir esas sensaciones corporales más destreza tendrás a la hora de identificar las emociones ocultas. Y más rápido podrás librarte de ellas en caso de que sean perjudiciales para ti.

En el momento que identifiques los síntomas de una emoción oculta deberías hacer una visión retrospectiva del pasado para descubrir qué hecho o suceso la está provocando. (Puede que la causa sea una discusión reciente, una pelea ocurrida hace unos días o una ruptura sentimental acontecida semanas atrás. O puede que el origen de todo se encuentre en una frustración de la infancia).

Una vez detectamos la causa del problema, que es la parte más difícil, debemos actuar sobre ella. (Realizar cambios vitales más profundos como dejar una relación, cambiar de trabajo o darle a nuestra vida un giro radical. En cualquier caso, una gran parte de nuestros problemas cotidianos suelen ser simples – una pequeña discusión, una factura más elevada de lo habitual, un cambio de planes repentino…).

El último paso a realizar es reestablecer el equilibrio a nivel de plexo solar porque, a veces, aunque seamos conscientes de los síntomas y hayamos eliminado la causa emocional que los provoca, los desajustes corporales perduran en el tiempo y siguen alterando nuestras emociones.

Cada vez que intentes liberar alguna emoción negativa, el último paso a realizar debería ser el de reequilibrar tu diafragma y tu plexo solar. Y una forma rápida y eficaz de hacerlo es mediante un simple trabajo respiratorio ya que la respiración es una herramienta fundamental para regular nuestras emociones.

 

Texto: Vangellness

Foto: Betty Pink

 

 

 

Leer Más
Jul 2, 2020

Enviado por | 0 Comentarios

Anímate con tu cabello

Anímate con tu cabello

Las mujeres indígenas de los pueblos nativos del norte del continente usaban como peine uno de los huesos de la cola del puerco espín colocándolo sobre un mango de madera y sujetándolo con pequeñas tiras de piel trenzadas. Ellas creían que al peinarse el cabello todos los días le daban fluidez a sus emociones y pensamientos.

El cabello que se caía o quedaba acumulado en los peines era recogido y mantenido en una bolsa; al llegar la luna llena las mujeres se reunían en una ceremonia y ofrecían el registro de sus sentimientos e ideas acumuladas en el cabello caído a los espíritus del fuego, tierra y aire para que fueran bendecidos; posteriormente las ofrendas de cabello eran colocadas en el fuego sagrado y los pensamientos y emociones de cada una de ellas se elevaban junto a sus oraciones a través del humo y el viento hasta llegar a la luna.

Los peinados eran como las estaciones; cambiaban en ocasiones públicas, privadas y ceremoniales. El cabello representaba los pensamientos y el estado espiritual del individuo; mostrando los vínculos y la unidad espiritual de su familia y definiendo la armonía cultural y el alineamiento espiritual de su comunidad.

Nuestro cabello es la extensión física de nuestros pensamientos, nos brinda la dirección a lo largo de nuestra vida; cada uno de nuestros cabellos nos representa a nosotros mismos, son puntos de conexión fuertes tanto de nuestro cuerpo como de nuestro espíritu según los pueblos indígenas.

En muchos países del mundo, los hombres y mujeres de sabiduría han llevado el cabello largo; en cambio en los lugares donde se ha presentado la tiranía en cualquiera de sus formas el cabello corto ha sido obligatorio y este, junto a otros factores ha culminado con la derrota espiritual y física de los pueblos.

El cabello tiene su propio lenguaje y carácter, y la forma en que sea peinado es sumamente importante para quién lo porte:

La raya en medio representa la alineación del pensamiento, la trenza la unidad del pensamiento con el corazón, el cabello suelto significa seguridad y el cabello recogido convicción; aunque actualmente las personas se peinan sin conocer el significado de sus acciones el estilo en que se use el cabello es importante pues haciendo a un lado la vanidad o practicidad, la forma en que uno lleve el cabello repercutirá directamente sobre nuestro estado de ánimo.

 

 

Texto: Vangellness

Foto: Betty Pink

Leer Más
Jul 1, 2020

Enviado por | 0 Comentarios

Vinculación

Vinculación

Estudios científicos muestran que el semen actúa como una droga psicoactiva en el cuerpo de las mujeres, mejorando su estado de ánimo y sus habilidades cognitivas.

Según parece, una proteína en el semen incide directamente en las zonas del cerebro femenino que regulan la ovulación y, paralelamente, en el mantenimiento y supervivencia de las células nerviosas. Ambos efectos hacen que la presencia de semen envíe “una señal” al hipotálamo y la glándula pituitaria que anuncia el momento en que los ovarios deben soltar un óvulo.

Evidentemente el sexo sin condón debe de estar reservados a la madurez emocional y a la responsabilidad social; sin embargo, el sexo universal sin condón serviría para un mundo mejor, más feliz y colocado en donde se eligiera a la persona para tener relaciones y así reducir los niveles de depresión al descargar oxitocina y serotonina en el cerebro durante la práctica sexual.

 

Texto: Vangellness

Foto: Betty Pink

Leer Más
Jun 30, 2020

Enviado por | 0 Comentarios

Verde

Verde

Existe un verde con el que es más fácil conseguir las cosas…

El verde caqui sirve para camuflarse pero poco más. El verde que te quiero verde suena muy bonito pero no es el color que buscas. El verde esmeralda, para brillar de verdad necesitas otro color. Con el verde esperanza no te faltará la ilusión pero el que de verdad funciona es otro.

Para conseguir un objetivo o cambiar de actitud, necesitas algo más que esperanza.

Con el verde constancia es más fácil conseguir algo porque depende de ti. También funciona muy bien para arreglar algo o para empezar algo. Porque te esfuerzas, te esfuerzas y te esfuerzas y así es más fácil que las cosas pasen. Por eso creemos que este nuevo color funciona más.

Utiliza el verde constancia y construye. Porque cuantas más cosas construyas en tu vida, menos espacio dejarás a las drogas.

 

Texto: Vangellness con texto extraído del spot de la Fundación FAD

Foto: Betty Pink

Leer Más
Jun 29, 2020

Enviado por | 0 Comentarios

Tres etapas

Tres etapas

El arte de la depilación ha evolucionado. Puedes prepararte para una piel más suave, sexy y agradable al tacto, con la comodidad y sencillez de hacerlo en tu propio baño. Estos son las tres etapas de la depilación experta para una piel bella:

1. Antes de depilarte

La preparación lo es todo
La noche es el momento ideal para una cita con la depiladora. Estarás más relajada, las pequeñas inflamaciones habrán desaparecido por la mañana y te despertarás con la piel más suave.

Exfoliación es la palabra mágica
Date una ducha caliente, relájate y exfolia la piel para evitar el temido vello enquistado. Usa un gel o guante exfoliante o frota la piel con una toalla seca.

2. Al depilarte

Fresca y relajada
Depílate en la ducha o la bañera. El agua minimiza el dolor, ya que ayuda a liberar los analgésicos naturales del cuerpo, las endorfinas.

Aguanta firme
No te preocupes mucho por la forma de sujetar la depiladora, siempre que te resulte natural. Sujétala con un ángulo de 90 grados con respecto a tus piernas. También puedes tirar de la piel para tensarla con la otra mano para que la depiladora se deslice con más suavidad. No aprietes demasiado, basta con que la depiladora toque con suavidad la piel.
Más despacio
Dedica unos 15 segundos a ir del talón a la rodilla. Si vas demasiado rápido, el pelo podría romperse y dar lugar al vello enquistado.

Controla la dirección
Desliza la depiladora hacia arriba en un movimiento ascendente en dirección contraria al crecimiento del pelo. Esto ‘levanta’ el vello corto y te proporciona un acabado más suave.

¿En seco o en húmedo?
La decisión es tuya pero, si optas por seco, asegúrate de que la piel esté completamente seca. Si te decides por húmedo, aplica un poco de gel de ducha.

3. Tras la depilación

Cuidado a la perfección
La regla de oro es hidratarse DESPUÉS de la depilación, no antes. Aplica una loción corporal nutritiva para lograr un resultado suave e increíble y prepárate para despertarte a la mañana siguiente con una piel supersuave.

Repetir la operación
Si te estás iniciando en la depilación, depílate una vez por semana y cada vez que lo hagas notarás que las molestias disminuyen y la satisfacción aumenta. Si eres una experta, puedes bajar el ritmo y depilarte cada tres semanas.

Texto y Foto: Vangellness

Leer Más