Sep 13, 2020

Enviado por en Desarrollo personal, Didáctica, Filantropía | 0 Comentarios

Fruto de la mentE

Fruto de la mentE

Gran parte de lo que decidimos en nuestra vida no es fruto de la razón meditada sino de la intuición espontánea.

Si estamos atentos a nuestras intuiciones podemos aprender a decidir mejor. Desde una perspectiva evolutiva tiene sentido que vengamos preparados con cierta respuesta inconsciente e intuitiva para reaccionar rápidamente a las circunstancias diversas que nos podemos encontrar.

En muchas actividades de nuestra vida o de las que depende nuestra supervivencia no hay tiempo para considerar de una forma reflexiva y razonada todas las opciones posibles hasta quedarnos con la mejor. Hay que actuar seguro y, por eso, hay que tener una intuición que te proporcione una guía rápida.

Las relaciones humanas son uno de los pocos terrenos donde tenemos claro que la intuición supera a la razón. Sin embargo, cuando hablamos de trabajo nos ponemos serios. Pocos pensaríamos que la intuición es una parte esencial de los grandes profesionales. Pero la intuición hace al experto.

 

Texto: Vangellness

Foto: Betty Pink

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *