Sep 17, 2021

Enviado por en Desarrollo personal, Didáctica, Filantropía, Sociabilidad | 0 Comentarios

Código de conducta

Código de conducta

Cuenta la leyenda, que los tres monos eran los mensajeros enviados por los dioses para enterarse de las malas acciones de los humanos con un conjuro mágico, con el cual cada uno tenía dos virtudes y un defecto.

La representación de los monos ciego, sordo y mudo surgió como medio de defensa mágico contra dicho espionaje.

Kikazaru, el mono sordo, era el encargado de utilizar el sentido de la vista para observar a quienes realizaban malas acciones y comunicárselo a Mizaru, mediante la voz.

Mizaru, era el mono ciego. No necesitaba su sentido de la vista, puesto que tan sólo se encargaba de transmitir al tercer mono, Iwazaru, los mensajes que le pasaba Kikazaru.

Iwazaru, el tercero de los tres monos, era el mono mudo. Iwazaru escuchaba los mensajes transmitidos por Mizaru para decidir la pena de los dioses que le caería al desafortunado humano que lo mereciese y observar que se cumpliese.

Existen  varias posibilidades de colocar jerárquicamente a los tres monos; pero todas ellas, excepto una,  son situaciones de comunicación fallida y de colaboración imposible.

La combinación correcta es: primero el  mono sordo, que ve y le explica al segundo lo que ve; el segundo es el mono ciego, que no necesita ver, pues solo necesita escuchar lo que le dice el primero y transmitírselo al tercero, que es el mono mudo,  que no necesita hablar, sino solo escuchar, ver, decidir lo que mejor convenga y velar por su cumplimiento.

Colocados los tres monos jerárquicamente en función de sus habilidades y de sus discapacidades, obtenemos un mono que ve, escucha y habla. Los monos juntos y bien organizados pueden alcanzar metas que, sin duda alguna, no lograrían por separado; un claro ejemplo de cooperación sinérgica exitosa.

Así pues, en el orden en el que encontramos a los monos pueden existir barreras, a modo de cortafuegos, que impiden la comunicación.

Los tres monos de la sabiduría o monos místicos fueron esculpidos en madera en Japón en 1636 en honor del gran Shogun Tokugawa Ieyasu en Nikko.

Su significado podría ser el siguiente:

Kikazaru (sordo): hay momentos en que no es necesario oír pero hay que observar y hablar.

Mizaru (ciego): no se necesita ver para poder entender lo que se nos dice.

Iwazaru (mudo): no es necesario hablar para tomar decisiones basándose en lo que se vió y se oyó.

 

 

Texto: Vangellness

Foto: Betty Pink

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *