Abr 17, 2020

Enviado por | 0 Comentarios

Construyendo

Construyendo

Querer hacer crecer una empresa sin hacer crecer a sus empleados es como querer construir un edificio resistente sin ladrillos.

 

Texto: Vangellness con cita de autor desconocido

Foto: Betty Pink

Leer Más
Abr 14, 2020

Enviado por | 0 Comentarios

Celos@s

Celos@s

Sin duda alguna, el sentimiento humano que más me ha sorprendido a lo largo de mi vida es, la envidia.

He intentado conocer y experimentar su aspecto positivo y después de tanto tiempo, tal vez sea el miedo. Sin miedo no hay celos; tal vez sea aquí donde tengamos que desarrollarnos como personas, para crecer día tras día y poder así reducir ese temor de perder lo que no se posee.

Y para ti, ¿cuál es la cualidad que destacarías de las personas?

 

Texto: Vangellness

Foto: Betty Pink

Leer Más
Abr 13, 2020

Enviado por | 0 Comentarios

Destino

Destino

Cuenta una leyenda oriental que las personas destinadas a conocerse están conectadas por un hilo rojo invisible. Este hilo nunca desaparece y permanece constantemente atado a sus dedos, a pesar del tiempo y la distancia.No importa lo que tardes en conocer a esa persona, ni importa el tiempo que pases sin verla, ni siquiera importa si vives en la otra punta del mundo; el hilo se estirará hasta el infinito pero nunca se romperá. 

Texto: Vangellness

Foto: Betty Pink

Leer Más
Abr 12, 2020

Enviado por | 0 Comentarios

Cita del día

Cita del día

“Tu talento determina lo que puedes hacer. Tu motivación determina cuánto estás dispuesto a hacer. Tu actitud determina qué tan bien lo haces”.

Texto y Foto: Vangellness con cita de Lou Holtz

Leer Más
Abr 11, 2020

Enviado por | 0 Comentarios

Necesidad integral

Necesidad integral

En España, las mujeres solo representan el 19 por ciento de los consejos de administración y el 11 por ciento de los comités ejecutivos, aunque está demostrado que las empresas con un mayor número de mujeres en puestos de liderazgo obtienen un mayor rendimiento.

Texto: Vangellness con cita de McKinsey&Company en «A way forward for Spain – Women Matter 2017

Foto: Mario Perea @notodoesaviones

Leer Más
Abr 9, 2020

Enviado por | 0 Comentarios

Semilla

Semilla

No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego constante.

También es obvio que quien cultiva la tierra no se para impaciente frente a la semilla sembrada y grita con todas sus fuerzas: »¡Crece, maldita seas!».

Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japonés y que lo trasforma en no apto para impacientes. Siembras la semilla, la abonas y te ocupas de regarla constantemente. Durante los primeros meses no sucede nada apreciable. En realidad, no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto que un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles.

Sin embargo, durante el séptimo año, en un periodo de sólo seis semanas, la planta de bambú crece… ¡más de 30 metros!

¿Tardó sólo seis semanas en crecer?

¡No! La verdad es que se tomó siete años y seis semanas para crecer y desarrollarse. Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú genera un complejo sistema de raíces que le permiten sostener el crecimiento que vendrá después.

En la vida cotidiana, muchas personas tratan de encontrar soluciones rápidas, triunfos apresurados sin entender que el éxito es simplemente resultado del crecimiento interno y que este requiere tiempo.

Quizá por la misma impaciencia, muchos de aquellos que aspiran a resultados a corto plazo abandonan súbitamente justo cuando ya estaban a punto de conquistar la meta. Es tarea difícil convencer al impaciente de que sólo llegan al éxito aquellos que luchan en forma perseverante y saben esperar el momento adecuado.

De igual manera, es necesario entender que en muchas ocasiones estaremos frente a situaciones en las que creeremos que nada está sucediendo. Y esto puede ser extremadamente frustrante.

En esos momentos (que todos tenemos), recordemos el ciclo de maduración del bambú japonés. Y no bajemos los brazos ni abandonemos por no ver el resultado esperado, ya que sí está sucediendo algo dentro de nosotros: estamos creciendo, madurando.

No nos demos por vencidos, vayamos gradual e imperceptiblemente creando los hábitos y el temple que nos permitirán sostener el éxito cuando este, al fin, se materialice.

El triunfo no es más que un proceso que lleva tiempo y dedicación. Un proceso que exige aprender nuevos hábitos y nos obliga a descartar otros.

Un proceso que exige cambios, acción y formidables dotes de paciencia.

Perdemos la fe cuando los resultados no se dan en el plazo que esperamos, nos generamos patologías provocadas por el estrés y la ansiedad.

Si no consigues lo que anhelas, no desesperes, quizás solo estés cosechando las raíces.

Acepta, espera y persevera.

Texto: Vangellness con el cuento del bambú japonés

Foto: Betty Pink

Leer Más