Ene 7, 2021

Enviado por en Didáctica | 0 Comentarios

Capital

Capital

Los siete Pecados Capitales son los pecados que van contra la moralidad, vicios que según las enseñanzas católicas no deberían existir. Cayendo en uno de estos Siete Pecados, podemos ser condenados eternamente.

Los Siete Pecados Capitales son:

Lujuria

Es el deseo desordenado por el placer sexual. Los deseos y actos son desordenados cuando no se conforman al propósito divino.
La castidad, es la virtud que gobierna y modera el deseo del placer sexual según los principios de la fe y la razón. Casto en pensamientos, deseos, palabras y acciones. Por la castidad la persona adquiere dominio de su sexualidad y es capaz de integrarla en una sana personalidad.

Gula

Es el deseo desordenado por el placer conectado con la comida o la bebida.
La virtud de la templanza conduce a evitar toda clase de exceso.

Avaricia

Inclinación o deseo desordenado de placeres o de posesiones. Tener una gran ambición de poseer cosas materiales. La virtud a cultivar contra la avaricia es la sencillez, que es ser feliz con poco y la generosidad, que es pensar en compartir y dar de lo tuyo.

Pereza

Falta culpable de esfuerzo físico o espiritual que te lleva a descuidar tus obligaciones.
La virtud a cultivar contra la pereza es la laboriosidad, que significa ser trabajador.

Ira

La ira es enojarse sin medida, sentido emocional de desagrado y el tener deseos de venganza.
La virtud a vencer es la paciencia: sufrir con paz y serenidad todas las adversidades.

Envidia

Rencor o tristeza por la buena fortuna de alguien, junto con el deseo desordenado de poseerla.
La caridad es la virtud a vencer: siempre desear el bien de los otros.

Soberbia u orgullo

Consiste en una estima de sí mismo, o amor propio indebido, que busca la atención y el honor, despreciando a los demás, creyendo que no les necesita.
La virtud que se debe cultivar para atacar la soberbia es la humildad: no buscar que los otros te aplaudan, buscar pasar desapercibido, buscar ocupar el último lugar. No estar en competencia.

 

Texto: Vangellness

Foto: Betty Pink

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *